twitter twitter twitter twitter

CRISTINA AGUILERA ÁVILA: Psicóloga y psicoterapeuta

Cristina Aguilera Ávila

Desde los 13 años tuve claro qué estudios quería realizar, hecho que me sirvió como factor protector en los años de la adolescencia.

Licenciada en Psicología en el 2002, empecé mi exploración tanto a nivel personal como profesional. En 2004 decidí contactar con una psicóloga clínica de orientación humanista y con ella comencé un proceso de crecimiento personal.

Dos años más tarde fue ella, Marta Diez Ruiz de los Paños, la que me habló por primera vez del Instituto Erich Fromm de Psicología Humanista.

Al conocerlos tuve la sensación de encontrar aquello que, sin saberlo, llevaba años buscando.

Cursé el Máster en Psicoterapia Integradora Humanista del Instituto Erich Fromm, una formación teórica y vivencial que se enmarca dentro de la línea de las Psicoterapias Humanistas o experienciales, la cual me dotó de los recursos necesarios a nivel personal y profesional para comenzar mi camino como psicoterapeuta.

Desde entonces, estoy en formación continua.

El Ser Humano es Único e Irrepetible, estoy convencida que la manera de abordar el trabajo terapéutico es multidimensional.

Me gusta hablar de clientes y no de pacientes, para alejarme del modelo médico en el que se establece una relación desigual y pasiva. No creo en las soluciones a problemas, sino en el cambio de mirada, en el transformar momentos de crisis en oportunidades para crecer y aumentar el autoconocimiento.

Me considero una persona interesada por el desarrollo personal en búsqueda de la coherencia y congruencia entre lo que siento, pienso y hago.

Reconocer mis dos polaridades hace que el encuentro con mi propio equilibrio sea posible.

Mi desarrollo personal se ha basado en la toma de conciencia de la gran influencia que tenemos en nosotros a la hora de cambiar. Dirigiendo mi atención de adentro hacia afuera.

Como profesional, me nutro del modelo de Psicoterapia Integradora Humanista ( PIH), creado por los doctores en Psicología Ramón Rosal y Ana Gimeno-Bayón, ambos directores del Instituto Erich Fromm de Psicología Humanista.

Mi papel como psicoterapeuta se caracteriza por el acompañamiento, en un espacio de seguridad y confianza para ir tomando conciencia de quién eres, hacia dónde quieres dirigirte, y qué hay en tu camino; partiendo del momento en el que estás, recogiendo y agradeciendo lo que fue para elegir libre y conscientemente cómo continuar.

DECONSTRUIR PARA CONSTRUIR.

Creo en el cambio, cambiando el por qué por el cómo, y desde ahí me doy el permiso para encontrar los recursos y elegir mi vida. Elección constituida por lo que deseo, quiero y puedo, teniendo en cuenta mis necesidades, potencialidades y limitaciones.